«Teresa, háblanos de Dios»

CUATRO MODOS DE REGAR EL HUERTO:EL RÍO O LA FUENTE: TERCER MODO DE ORACIÓN. DAR VOCES EN ALABANZAS (Sta. Teresa, Vida 16-17)

1. INTRODUCCIÓN

«El Espíritu Santo te ama». Pregunta de una anciana a la Madre Teresa. Diálogo muy esclarecedor. Hay más belleza en nuestra vida de oración de lo que nos parece.

Canto al Espíritu.

-Teresa de Jesús:

  • Narra lo que está viviendo. «Creo no soy yo la que hablo desde esta mañana que comulgué. Parece que sueño lo que veo’ (V 16,6).
  • Se expone a ser mirada, como un icono lleno de luz: «Aquí querría el alma que todos la viesen y entendiesen su gloria para alabanza de Dios, y que la ayudasen a ella, y darles parte de su gozo, porque no puede tanto gozar» (V 16,3).
  • Entra en la locura de amar. «Que… o estén todos los que yo tratare locos de vuestro amor, o permitáis que no trate yo con nadie» (V 16,4).
  • Escribe para nosotros, nunca para sí misma o para el papel..

– ¿Y si no vivimos esto? ¿Qué sentido tienen estas experiencias para nosotros, a menudo tan lejos de ellas?

  • Pueden servirnos para gozarnos en su belleza,
  • Para alabar a Dios que hace tales maravillas,
  • Para disponernos a recibirlas. «Pues dice vuestra merced que me quiere, en disponerse para que Dios le haga esta merced quiero que me lo muestre» (V 16,6).

2. EL RÍO O FUENTE: Tercera forma de regar el huerto

«Vengamos ahora a hablar de la tercera agua con que se riega esta huerta, que es agua corriente de río o de fuente, que se riega muy a menos trabajo, aunque alguno da el encaminar el agua. Quiere el Señor aquí ayudar al hortelano de manera que casi Él es el hortelano y el que lo hace todo» (V 16,1).

PowerPoint: El río (con música suave).

3. DESCRIPCIÓN DE ESTE MODO DE ORAR

-Concierto: «Este concierto querría hiciésemos los cinco que al presente nos amamos en Cristo, que como otros en estos tiempos se juntaban en secreto para contra Su Majestad y ordenar maldades y herejías, procurásemos juntarnos alguna vez para desengañar unos a otros, y decir en lo que podríamos enmendarnos y contentar más a Dios» (V 16,7).

– Estar con Él. «Casi Él es el hortelano y el que lo hace todo» (V 16,1). ‘Da el agua a la garganta» V16.1). «Estar con Él. Esto es lo que quiere» (V 17,4). «Muchas veces estaba así como desatinada y embriagada en este amor. Bien entendía que era Dios, mas no podía entender cómo obraba aquí» (V 16,2). Momento de silencio.

– Alabanzas al Señor. «Querría dar voces en alabanzas el alma; y está que no cabe en sí» (V 16,3). «Aquí querría el alma que todos la viesen y entendiesen su gloria para alabanzas de Dios, y que la ayudasen a ella, y darles parte de su gozo, porque no puede tanto gozar» (V 16,3).

Dos iconos: Vecina que perdió la moneda y, al encontrarla, acudió corriendo a las vecinas para contarles su alegría.

Lectura del texto: «¿Qué mujer que tiene diez monedas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas y dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la moneda que había perdido» (Le 15,8-10).

David bailando delante del arca: «Seamos todos locos por amor de quien por nosotros se lo llamaron» (V16,6).

– ¿Y la imaginación? La compara con la «mariposica de las noches, que aunque no hace ningún mal, importuna a los que la ven» (V 17,6). «Que no se haga caso de ella más que de un loco, sino dejarla con su tema» (V 17,7).

– Atrevimiento. «A todo se atreve». «Ve claro que no hacían nada los mártires de su parte en pasar tormentos, porque conoce bien el alma viene de otra parte la fortaleza» (V 16,4).

4. CINCO GESTOS Y ACTITUDES DE ORACIÓN

  • Manos en el pecho. Atención a la interioridad habitada.
  • Manos abiertas, para recibir de quien es tan amigo de dar.
  • Manos juntas. Para expresar la comunión.
  • Manos alzadas: Para alabar.
  • Manos disponibles: Para continuar el servicio del Evangelio.

EL RÍO O LA FUENTE: TERCER MODO DE ORACIÓN. DAR VOCES EN ALABANZAS