El testimonio de una Luz

Oigo las voces que de ti hablan

en el silencio de los que se entregan,

anónimamente, al cuidado de los que sufren,

en los gestos que acarician la soledad de los olvidados

y en el reposo del perdón que nos cura

de nuestras culpas y temores.

 

Contemplo el hacer que de ti se proclama

en el fracaso, a los ojos de muchos,

de quién escoge preservar su ser

de máscaras y ataduras;

y en aquellos que depositan la confianza

en toda persona, una vez detrás de otra,

a pesar de las traiciones y ofensas

recibidas en su entrega sincera y gratuita.

 

Y te se viniendo en el ahora

estéril de éxitos y complacencias que no huye

del orden cotidiano buscando placeres efímeros,

sino que cava pozos en la aridez de la vida

para hacer brotar la fuente oculta en su seno.

 

En todo ello hay el testimonio de una Luz

que incendia de Amor el corazón del mundo.

 

Mar Galceran