H: Yo era la tierra y tú el agua.
Estaba dormido y Tú me despertaste.
Del sueño traigo estos ángeles.
Las ciudades se llenaron de luces
Porque era de noche.
Los puentes se llenaron de niños
Porque no tenía donde ir.
 
M: Yo era el fluir y Tú me enamoraste.
Fuiste el latido del corazón y su raíz.
Sin siquiera saberlo,
Alimenté la semilla que guardaste
En el regazo eterno de la vida.
 
H: Canta para mí que tengo herida la mejilla.
 
M: Y canté para ti, mi hermoso.
Todas mis corrientes cristalinas cantaron
Porque amándose no hay hondura profunda
Ni hay simplezas ni superficialidades.
 
H: Estaba eternamente contigo y tú estabas de paso.
Eras como la alegría.
 
M: De aquí nació la hermosura.
Me gustaría quedarme contigo.
Trabajar mi pan y mi cebolla.
Desarrollar el viento con mi frío.
Aumentar el vuelo a las alondras.
 
H: Junto a estas praderas haré mi remanso.
Quietas estarán tus aguas.
Libre tu sangre y tu silencio.
Secreta tendrás la mirada
Cuando sean los cisnes los que miren
 
M: He amado todo lo que a Ti se parece:
El ronco tronar del trueno,
La piel sudorosa de la piedra,
el gesto gastado por los años
Y la vida nueva que asoma por tu boca
Creando la música de las campanas.
 
H: Yo sé que me esperas en algún camino.
 
M: Sé que vas cantando entre mis aguas.
 
H: Mas allá de la soledad, sólo tu existes.
 
M: El cielo escribe tu nombre en mis oídos.
 
H: Cuando otros se acerquen a este amor
Encontrarán en las cenizas
Los frutos que encenderán la vida.
 
M: Cuando ni tú ni yo estemos
Estarán estas aguas fluyendo
Hacia las regiones del no-olvido.
 
H: Guárdame en la memoria,
En los baúles azules de los recuerdos
Que no morirán.
 
M: Bésame los párpados que estoy desnuda.
 
H: Afírmate en las verdades mas preciosas.
 
M: Sólo el amor puede cambiar el mundo.
 
H: Cortaré leña y encenderé fuego
 
M: Amasaré pan y tendré servida la mesa.
 
H: Tú entrarás en mi casa
 
M: Yo viviré en ella.
 
H: Mi casa será amplia como una sonrisa.
 
M: Sólo la verdad hace libres.
 
H: Dame la libertad de los pájaros
 
M: Entrégame tus islas.
 
H: Tendremos hijos mayoresque el firmamento.
 
M: les enseñaremos el verbo de la Vida.
 
H: Amamanta esta sed que me consume.
 
M: Los días pasan sin ti.
Los trenes y los buses pasan sin ti.
 
H: Sólo somos dignos de nuestras camisas blancas.