«Alabad al Señor, que la música es buena; nuestro Dios merece una alabanza armoniosa» (Salmo 146,1)