Santa María Guadalupana

José-Manuel Montesinos

SANTA MARÍA GUADALUPANA
(GUADALUPANA PATRONCITA)

GUADALUPANA,
PATRONCITA, MI REINA,
MI MUCHACHITA,
HIJA MÍA PEQUEÑA,
INMACULADA,
MI SEÑORA, MI DUEÑA,
SANTA MARÍA
VIRGEN MADRE DE DIOS.

Como Juan Diego
yo vengo a tu presencia,
humildemente
te ofrezco el corazón.
Regálame
la flores de tu esencia.
Derrama en mí
el aroma de tu amor.

Tú das a todos
aquellos que te aman
una mirada
de auxilio y compasión.

A los que te buscan,
los que a ti claman,
los que confían
siempre en tu tierna voz,

tú les remedias
su llanto y su tristeza,
les das la fortaleza
en el dolor.

GUADALUPANA,
PATRONCITA, MI REINA,
MI MUCHACHITA,
HIJA MÍA PEQUEÑA,
INMACULADA,
MI SEÑORA, MI DUEÑA,
SANTA MARÍA
VIRGEN MADRE DE DIOS.


Imprímenos
tu imagen y tus huellas,
que reflejemos
tu aliento y tu voz.

Protégenos
bajo un manto de estrellas.
Condúcenos
al Reino del Amor

y que en el Cielo
en nuestro ayate crezcan
mil obras que florezcan
para el Señor.

GUADALUPANA,
PATRONCITA, MI REINA,
MI MUCHACHITA,
HIJA MÍA PEQUEÑA,
INMACULADA,
MI SEÑORA, MI DUEÑA,
SANTA MARÍA
VIRGEN MADRE DE DIOS.

SANTA MARÍA
GUADALUPANA,
INMACULADA,
MADRE DE DIOS.


SANTA MARÍA GUADALUPANA
(Guadalupana Patroncita)
Letra y música: José-Manuel Montesinos
Disco: La mirada de María
www.lenguajedelasflores.blogspot.com

Para Suemy Gómez,
que me enseñó a leer el Nican Mopohua


Nican Mopohua

Las apariciones fueron en diciembre 1531.

El Nican Mopohua, que significa en Náhuatl “Aquí se narra, aquí se cuenta”, relata las apariciones de la Virgen de Guadalupe al indio devoto Cuautitlán, bautizado como Juan Diego.

En su presencia se postró. Escuchó su aliento, su palabra, que era extremadamente glorificadora, sumamente afable, como de quien lo atraía y estimaba mucho.
Le dijo: «Escucha hijo mío el menor, Juanito. ¿A dónde te diriges?”
Y él le contestó: «Mi Señora, Reina, Muchachita mía, allá llegaré, a tu casita de México Tlatilolco, a seguir las cosas de Dios que nos dan, que nos enseñan quienes son las imágenes de Nuestro Señor, nuestros Sacerdotes».

“Sábelo, ten por cierto hijo mío, el más pequeño, que yo soy la Perfecta siempre Virgen Santa María, Madre del Verdaderísimo Dios por quien se vive, el creador de las personas, el dueño de la cercanía y de la inmediación, el dueño del cielo, el dueño de la tierra. Mucho quiero, mucho deseo que aquí me levanten mi casita sagrada.”

“Porque yo en verdad soy vuestra madre compasiva, tuya y de todos los hombres que en esta tierra estáis en uno, y de las demás variadas estirpes de hombres, mis amadores, los que a mí clamen, los que me busquen, los que confíen en mí, porque ahí les escucharé su llanto, su tristeza, para remediar, para curar todas sus diferentes penas, sus miserias, sus dolores.”

https://lenguajedelasflores.blogspot.com/2021/12/maria-inmaculada.html

Libros recomendados:

Post recomendados:

Viva el evangelio como nunca antes:

Suscríbete gratis al CIPE:

Recibe nuestro e-mail semanal. Si estás leyendo este blog será de tu interés: