Es una reconocida carta de presentación de su fe.

Muchas florecillas que salpican, por ejemplo, la vida de Santa Teresa, la han introducido en el Catálogo de los Santos Alegres. Y seguro que para muchos de quienes seguimos sus huellas, pudo ser esta cualidad el primer virus de contagio o punto de conexión con su figura y mensaje. Pues bien, sugerimos a continuación la lectura reposada de frases como las siguientes, atribuidas más o menos literalmente, a autores de reconocido prestigio o también anónimos. De todos modos, muy válidas para reflexionar sobre la actitud y eficacia apostólica del verbo ¡SONREÍR! En ocasiones bastará con interiorizar una sola.

Estad alegres. De nuevo os lo repito… ¡estad alegres! San Pablo.

Cada vez que un hombre ríe, añade días a su vida y años a su fe. Autor desconocido.

Irradia tu sonrisa: esa sonrisa tiene mucho por hacer, ponla al servicio de Dios. J. García Inza.

¡Cuántos planes para la gloria de Dios han quedado en la nada por la falta de una sonrisa o de una mirada amistosa! Padre Faber.

La sonrisa es esa divina merced que Dios sólo al hombre se ha dignado conceder. García Morente.

Señor, haznos comprender que no tenemos en el mundo otro deber que la alegría. Paul Claudel.

A veces, sonreír es la mejor forma de contribuir a cambiar el mundo. José Luis Cortés.

Aprende a sonreír a la vida que ella te sonreirá a ti. Autor desconocido.

Conviene sonreír sin esperar a ser dichoso, no vaya ser que la muerte nos sorprenda sin haber sonreído. Jean de La Bruyére.

Cuando uno es joven, sonríe en el vigor de la edad; cuando se es viejo, en la riqueza de la experiencia. Juan XXIII.

Y vio Dios que todo era, no sólo bueno, sino muy bueno (leemos en el Génesis ). Y aunque el libro sagrado no lo diga, ¡seguro que sonrió!

Dios habla y, desde el fondo de sus ojos, sonríe sobre la tierra. Kahlil Khalil Gibran.

Dios me ha hecho reír y todos los que se enteren se sonreirán también. Génesis

Dar de mala gana es grosería. Nada cuesta añadir una sonrisa. Jean de La Bruyère.

No hay día más perdido ante Dios y cuantos nos rodean que aquél en el que nohemos sonreído. N. S. Roch Chamfort.

El creyente incapaz de sonreír no solamente suscitará dudas sobre su fe, sino que su vida misma ya será muy sospechosa. Anónimo.

Encuentra el tiempo de pensar, encuentra el tiempo de rezar, encuentra el tiempo de reír. Madre Teresa de Calcuta

Hay sonrisas (contra el quinto mandamiento) pues hieren como puñales. William Shakespeare.

Hay sonrisas que no son de felicidad, sino un modo de llorar con bondad. Gabriela Mistral.

Huye de los rostros graves y solemnes que jamás se distienden en una sonrisa. Huye de los espíritus susceptibles, que por todo se ofenden. Ricardo León.

La capacidad de reír juntos es el amor. Francoise Sagan.

La luz de los justos alegremente luce, la lámpara de losmalos se apaga. San Pedro.

La persona que no sabe sonreír no debe abrir tienda, dice unproverbio chino. Y menos un templo, añadamos nosotros.

La raza humana tiene un arma verdaderamente eficaz: la sonrisa, según Mark Twain. Y también de muchos evangelizadores.

La revolución del amor comienza con una sonrisa. Sonríe varias veces al día a quien en realidad no quisieras sonreír. Debes hacerlo por la paz. Madre Teresa de Calcuta.

La sonrisa cura, es la obra de caridad más barata y efectiva del mundo. R. Pettinato.

La sonrisa es el paño que limpia las telarañas del corazón. Mort Walter.

La sonrisa es la distancia más corta entre dos personas, dice Víctor Borge. ¿Y por qué no entre un creyente y quien no tiene fe?

La sonrisa que brota de un corazón alegre tiene mucho más valor y significado que el sermón más largo y profundo. A. Kolping.

Sonría, Padre, sonría. Que sonriendo le salen y escuchamos mejor sus homilías. Canción de Luis Enrique Alcoy.

La sonrisa es un verdadero desintoxicante moral capaz de curar o por lo menos atenuar la mayoría de nuestros males. Y además, no hay ningún peligro si se supera la dosis. Dr. Rubinstein.

La santidad consiste en hacer la voluntad de Dios con alegría. M. Teresa de Calcuta.

La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da mucho más luz. Proverbio escocés.

La sonrisa enriquece a los que la reciben, sin empobrecer a los que la dan. Frank Irving.

María lleva la sonrisa humana y la alegría celestial, aún allí donde ha entrado el dolor. Santiago Alberione.

Más ilumina una sonrisa que mil bombillas. Saetilla carmelitana.

No hay ninguna cosa seria que no pueda decirse con una sonrisa. Alejandro Casona.

No permita que nadie venga a usted sin irse mejor y más feliz. Sea la expresión viviente de la bondad de Dios; bondad en su cara, bondad en sus ojos, bondad en su sonrisa. M. Teresa de Calcuta

No pierdas nunca la sonrisa. Lasonrisa es ese algo luminoso con lo que nos asomamos al corazón de los demás. Zenaida Bacardí de A.

Quien no sabe sonreír, no es persona seria ni los inteligentes le tendrán por tal. Luis Orione

Quienes no saben llorar de todo corazón contigo, tampoco te lo sabrán alegrar. Golda Meir

Quítame el pan, si quieres, quítame el aire, pero no me quites tu sonrisa… Niégame el pan, el aire, la luz, la primavera, pero tu sonrisa nunca porque moriría. Pablo Neruda

Ríe y el mundo sonreirá contigo; llora y llorarás sólo. Eli Wilcox

Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír. Epicteto de Frigia

Si no sabes sonreír, es que no sabes vivir. (Ni creer) Phil Bosmans

Sonríe aunque sólo sea una sonrisa triste, porque más triste que la sonrisa triste, es la tristeza de no saber sonreír. Autor desconocido

Sonríe porque que Jesús te ama, y ama para que Jesús sonría. Alicia B. A. Araujo.

Si según Morris Mandel, todo el mundo sonríe en el mismo lenguaje, (¿por qué no lo utilizamos para “ir por todo el mundo a predicar el Evangelio”?).

Tu sonrisa puede ser el camino para llevar las almas a la fe. J. García Inza.

Una sonrisa vale más que cien lamentos en cualquier parte del mundo. Charles Lamb

Una sonrisa es descanso para la persona cansada, ánimo para la abatida y consuelo para el corazón dolorido. G. Rudaz

Una sonrisa es la semilla que crece en el corazón del creyente y florece en sus labios. Autor desconocido