CELEBRACIONES ORANTES DURANTE EL SÍNODO: POR UNA IGLESIA SINODAL

La celebración orante comienza fuera del lugar donde vamos a estar. Los participantes escuchan una motivación, se ponen en camino sinodal, llevando lámparas encendidas, y cantan mientras caminan. 

Monición. Somos invitados a caminar juntos. Sínodo es el camino por el que el pueblo avanza con entusiasmo.

Oramos al Espíritu, que es el protagonista del Sínodo para emprender con nuevas energías el camino.

Nos damos un abrazo de acogida. Somos una Iglesia abierta, acogedora, sin fronteras, que abre a todos la puerta. La sinodalidad la vivimos con personas de diversos contextos y culturas.

El proceso sinodal, que es espacio para la acción del Espíritu, ofrece una oportunidad de encuentro en la fe que hace crecer el vínculo con el Señor, la fraternidad entre las personas y el amor a la Iglesia.

No escondemos las dificultades, las acogemos y miramos con atención, con discernimiento.

Canto:

Juntos cantando la alegría
de vernos unidos en la fe y el amor.
Juntos sintiendo en nuestras vidas
la alegre presencia del Señor.
Somos la Iglesia peregrina que él fundó.
Somos un pueblo que camina sin cesar
entre cansancios y esperanzas hacia Dios.
Nuestro amigo Jesús nos llevará.
Hay una fe que nos alumbra con su luz.
Una esperanza que empapó nuestro esperar.
Aunque la noche nos envuelva en su inquietud
nuestro amigo Jesús, nos guiará

EL RECUERDO VIVO DEL BAUTISMO

Llegados al lugar de la celebración, el grupo se coloca de tal forma que, a ser posible, puedan verse todos. “No parece que no te escuchan si no te miran”. Es el momento de recordar nuestro bautismo.

Monición. Tomamos conciencia de que Iglesia sinodal se funda en el reconocimiento de la dignidad común que deriva del bautismo, que hace de quienes lo reciben hijos e hijas de Dios, miembros de su familia y, por tanto, hermanos y hermanas en Cristo, habitados por el único Espíritu y enviados a cumplir una misión común.

En el bautismo hemos recibido un don y un desafío: ser una Iglesia de hermanos, que se acogen y son transformados gradualmente por el Espíritu.

Se asperja a los presentes con agua, como recuerdo del bautismo.

Canto:

Un solo Señor, una sola fe,
un solo Bautismo,
un solo Dios y Padre.
Llamados a guardar
la unidad del Espíritu
por el vínculo de la paz,
cantamos y proclamamos.
Llamados a formar
un solo cuerpo
en un mismo Espíritu
cantamos y proclamamos.
Llamados a compartir
una misma esperanza
en Cristo,
cantamos y proclamamos.

CAMINO PRIVILEGIADO DE CONVERSIÓN

Monición. Bajo la acción del Espíritu, la Iglesia no deja de renovarse. La experiencia sinodal es un camino privilegiado de conversión.

La sinodalidad se manifiesta en las instituciones, estructuras, procedimientos. Donde se afirme, se ejerza y se practique la dignidad de los cristianos. ¿Somos conscientes de esto?

Estamos en una grave crisis de confianza y credibilidad entre los pueblos ¿Cómo avanzar en el camino de la comunión?

En las comunidades cristianas hay tensiones. ¿Cómo adquirir capacidad para gestionarlas, sin dejarnos destruir por ellas?

El perdón, recibido y ofrecido, nos capacita para la escucha.

Momento de silencio.

LA ESCUCHA DE LA PALABRA

Hacemos espacio a Dios y a los otros. Además de la escucha de la Palabra, escuchamos los acontecimientos, nos escuchamos unos a otros. 

Monición. El Sínodo es una oportunidad para la escucha, el diálogo y la comunión. Tenemos mucho que aprender. La escucha es siempre humilde.

Aprendemos a conversar en el Espíritu. Prestamos atención a lo que el Espíritu dice a las iglesias. Abiertos a las sorpresas, descubrimos que la Iglesia es lugar de encuentro y de diálogo, sin temor a la variedad, al revés, valorándola.

Proclamación de la Palabra: (1 Co 12, 4-7).

“Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. Pero a cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para el bien común”.

Momento de silencio para repetir varias veces este texto, dejando que la palabra nos llegue al corazón. La escucha atenta nos permite acoger y encarnar la sinodalidad desde dentro.

Escuchamos los acontecimientos. Se pueden leer algunas noticias acontecidas en estos días.

Nos escuchamos unos a otros. Es un tercer paso. Después de haber escuchado la palabra de Dios y de haber escuchado los acontecimientos, dedicamos un tiempo a escucharnos unos a otros. Como hacía Jesús. Dialogamos juntos para discernir y recoger el fruto de la conversación en el Espíritu: reconocer intuiciones y convergencias, identificar discordancias, obstáculos y nuevas preguntas; dejar que surjan voces proféticas ¿Qué pasos nos llama el Espíritu a dar juntos?

Al escucharnos, damos valor teologal a las personas. Este estilo de escucha lo prolongamos en la vida de cada día escuchando especialmente a aquellos cuya voz se ignora más a menudo.

CONTINUAR EL CAMINO

Monición. Hacemos juntos una oración final de agradecimiento, de alabanza.

Asumimos los desafíos con los que toda la Iglesia debe medirse para dar un paso adelante y crecer en su ser sinodal a todos los niveles. Y continuamos el camino, que se irá aclarando a medida que avancemos. Caminamos juntos con la sana inquietud de lo incompleto. Estamos ante el misterio inagotable y santo de Dios.

Somos llamados a construir, entre todos, una Iglesia atractiva, la iglesia de Jesús. La presencia de María nos alienta.

Canto:

SANTA MARÍA DE LA ESPERANZA
MANTÉN EL RITMO DE NUESTRA ESPERA,
MANTÉN EL RITMO DE NUESTRA ESPERA.

Nos diste al esperado de los tiempos
mil veces prometido en los profetas.
Y nosotros de nuevo deseamos
que vuelva a repetirnos sus promesas.

Brillaste como aurora del gran día,
plantaba Dios su tienda en nuestro suelo.
Y nosotros soñamos con su vuelta,
queremos la llegada de su Reino.

Revista ORAR, nº 318: Estamos en Sínodo. Somos Sínodo. Oramos por el Sínodo


Libros recomendados:

Post recomendados:

Viva el evangelio como nunca antes:

Recibe nuestras reseñas literarias:

Únete a nuestra comunidad literaria para recibir reseñas semanales de libros  de tu interés por e-mail. Es gratis y disfrutarás de precios más bajos y regalos en nuestras editoriales con tu cupon de socio.