ORACIÓN: PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

 Al comenzar este Adviento,
tiempo de gracia y esperana,
abre mi corazón a ti,
Dios cercano y sorprendente.
Abre mis oídos para escuchar tu voz,
la voz del pobre, la voz del enfermo,
la voz del que no tiene voz,
la voz de la creación.
Abre mis manos a la solidaridad fraterna.
Despierta mi interior a tu presencia
y envíame a estar cerca de mis hermanos
para escuchar y servir.
Amén.