Jesús, mi amigo, yo te acojo.
Jesús, mi salvador, yo te abro mi corazón.
Jesús, crucificado, me abrazo a tu vida.
Juntos andemos, Señor.
Por donde tú vayas, quiero ir yo.
Dame tu Espíritu de fortaleza.
Alivia el dolor de la humanidad,
que vive envuelta pandemia.

José Alberto Manso, ocd
CIPE