EL VERANO TIEMPO PARA…

  • Tiempo para muchas cosas, también para Dios.
  • Tiempo para dejar que el Evangelio de cada día llene de agua nuestro pozo.
  • Tiempo para caminar como peregrinos pisando las huellas de la Virgen.
  • Tiempo para celebrar la vida y la fiesta, el encuentro con los demás.
  • Tiempo para buscar en la intimidad al Dios que nos ama.
  • Tiempo para tejer con nuestras manos y las manos de todos
  • un proyecto de paz y solidaridad para el mundo.