Me considero a mi misma como un frágil pajarillo cubierto solamente de un ligero plumón. No soy águila. Sólo tengo de ella los «ojos» y el «corazón» porque, a pesar de mi pequeñez, me atrevo a clavar mi mirada… ¡en el SOL divino!