17 SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Lunes, 26 de julio

“El Reino de los cielos se parece a la levadura” (Mt 13, 33).

Jesús habla de la presencia del Reino como algo insignificante y escondido, pero lleva dentro una fuerza transformadora, que ha prendido ya en la historia, y su crecimiento es irreversible. ¿Has mirado alguna vez, lo pequeño, con los ojos de Jesús? Dios obra en lo pequeño, de manera sencilla y en las situaciones corrientes.

Abre mis ojos, Señor, para percibir tu Reino en todo los que me rodea, en todo lo que me acontece porque todo lo real está habitado por tu amor.

Martes, 27 de julio

“Lo mismo que se arranca la cizaña y se echa al fuego, así será al final de los tiempos… Los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre” (Mt 13,43).

Jesús esparció su reino de Vida y Luz en los corazones de la gente. La cizaña y el trigo crecen juntos, se separarán en la cosecha. No lo sabemos distinguir, por lo tanto no podemos hacer de jueces. Jesús se goza con los que han vivido las bienaventuranzas. Es la alegría de la santidad que se extiende por toda la tierra. Contempla a Jesús, sigue los caminos de su evangelio, y te brillarán los ojos, quedarás radiante.

Señor, te doy gracias por los frutos de amor que has infundido en mi vida. Ayuda a que la luz de tu Palabra brille en mí y resplandezca en el mundo.

Miércoles, 28 de julio

“El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo… El Reino de los Cielos se parece también a un comerciante en perlas finas” (Mt 13,44. 45).

La búsqueda nos hace estar abiertos, perforar la vida cotidiana en busca de lo esencial. Al riesgo le sale al paso la alegría. Serás joven mientras busques, mientras preguntes, mientras te sorprendas. Si estás de vuelta de todo, compadécete de tu alma de viejo. El tesoro escondido, la perla preciosa, es Jesús. El real y auténtico descubrimiento de Dios nos trae la alegría.

Que no me canse nunca de buscarte, Señor. Que no deje de entrar más adentro, en la espesura de tu amor

Jueves, 29 de julio

SANTA MARTA

Jesús le dijo: «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?». Ella le contestó: «Sí, Señor: yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo» (Jn 11,25. 27). 

Jesús es Señor de la vida. La fe es la respuesta a la vida que Jesús entrega a la humanidad. La muerte ya no tiene la última palabra. ¡Ha triunfado la vida!.   Cuando el miedo te atenace, cuando las dificultades te arrastren hacia abajo, cuando tu lenguaje esté teñido de pesimismo, recuerda que ha triunfado la vida.   Creo en ti, Padre, dador de vida. Creo en ti, Jesús, dador de vida. Creo en ti, Espíritu Santo, recreador de toda vida.  

Viernes, 30 de julio

«Solo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta». Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe” (Mt 13,57).

En su tierra y en su casa no lo entienden. Estaban cerrados, llenos de prejuicios y no podían ver la obra de Dios. Le duele a Jesús tener que decir esto. En nuestra tierra se sigue despreciando al que dice la verdad y no habla con falsedad.   Tú sabes que en Jesús encuentras respuesta a las expectativas más íntimas de tu corazón. Pero tienes que saber que puedes ser despreciado.

Que ninguna dificultad frene mi amor a ti, Jesús, Quiero testimoniar tu amor con valentía. ¡Dame la fuerza de tu Espíritu!

Sábado, 31 de julio

“Mandó decapitar a Juan en la cárcel… Sus discípulos recogieron el cadáver, lo enterraron y fueron a contárselo a Jesús” (Mt 14,10.11).

Juan, el profeta, es valiente para la denuncia. No ha dejado que en sus labios se asome la adulación y la mentira. Jesús recoge el testigo de todos los mártires de la historia.  Seguro que no te es fácil, pero intenta decir la verdad. Creer en Jesús es dar testimonio de Él.

Hablo con mis hermanos lenguajes tibios. Escondo tu verdad, tu profecía. Sana mi cobardía, Señor, fortalece mi débil corazón, de manera que sea un verdadero testigo de tu verdad.

Libros recomendados por CIPE:

Post recomendados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *