LA ALEGRÍA DEL AMOR

«El amor no es solo un sentimiento, sino que se debe entender en el sentido que tiene el verbo ‘amar’ en hebreo: es ‘hacer el bien’. Como decía san Ignacio de Loyola, ‘el amor se debe poner más en las obras que en las palabras’.

Así puede mostrar toda su fecundidad, y nos permite experimentar la felicidad de dar, la nobleza y la grandeza de donarse sobreabundantemente, sin medir, sin reclamar pagos, por el solo gusto de dar y de servir.» (Amoris Laetitia, 93-94)

Gracias, Señor, por tantos seres humanos que hacen el bien sin mirar a quién, sin ningún ruido y con total gratuidad. Que nos dejemos contagiar por tan hermosa «enfermedad», por el solo gusto de dar y de servir.

Seguir leyendo en la Revista ORAR, 263