1. Escribe en un hoja qué imagen tienes de ti mismo: cualidades y defectos. ¿Por qué has llegado a ser así? Discierne en tu historia, desde niño, la lógica que te ha llevado a ser así.
  2. ¿Sospechas que vives más de lo que los demás esperan de ti que siendo tú mismo?
  3. ¿Qué dimensiones de tu personalidad te parecen mal resueltas, o no integradas, o negadas? ¿Por qué tales desfases?
  4. ¿Qué te impide enfrentarte contigo mismo? ¿Miedo a encontrarte con un «yo» que no te guste?
  5. ¿Sospechas motivaciones inconscientes que no te dejan ser libre, por ejemplo, demasiada necesidad de verte bueno?
  6. No moralices, no llames orgullo o egoísmo a lo que es una tendencia psicológica, por ejemplo, a ser narcisista, quizá como compensación de una imagen negativa de ti. ¿Vas aprendiendo a abordar psicológicamente tus problemas?