«Estase ardiendo el mundo»… (Camino 1, 5)

Es el grito dolorido de Teresa al contemplar los conflictos, las guerras y las divisiones de la sociedad y de la Iglesia de su tiempo, las guerras y las luchas de religión. Si, arde el mundo, este sería hoy sin duda su grito ante el Señor, y este es ahora nuestro grito, que es casi una queja ante Nuestro Dios: Señor estase ardiendo el mundo…

I.- «ESTASE ARDIENDO EL MUNDO….»

II.- NADA TE TURBE…. SOLO DIOS BASTA

III.- DANOS LA PAZ SEÑOR

Texto completo en el Doc. PDF

ORAMOS POR LA PAZ CON TERESA DE JESÚS