No hay caminos si no hay pies que los pisen…

El hombre hace caminos,
sin saber muy bien dónde
dirigirse, a lo desconocido…

Por lo inhóspito es atraído
sin saber muy bien dónde,
descubriendo lo nunca visto.

Grandes, muy grandes hechuras:
praderas, puentes, caminos,
valles y puertos, llanuras;
montañas y lagos… la fe.

Imposible echarse a andar
sin meta, senda o motivo,
sin la fe que dé el oxígeno
para llegarse al río, a la mar…

—¿Cristo es nuestro camino?…
—“Pisad donde yo antes he pisado”.
—Cristo, sí, nuestro camino:
pisad fuerte sobre tierra firme,
la tierra del Cristo humano.

Cristo
(Cristo es…)
Cristo, eres camino
(Cristo es camino a…)
Cristo, eres camino al Padre.

No hay camino sin pies que lo pisen…

¿A dónde, a dónde pisan nuestros pies,
hacia dónde caminan?
¿A dónde llevan nuestros caminos?

Un solo camino,
una sola fe,
un solo bautismo…
¿cuál es el nuestro?

¿Hacia dónde camino? ¿A quién camino?
¿Por dónde piso? ¿A quién piso?

Si Cristo ha muerto
para que por él pise;
Y ha resucitado, abriendo
el camino a la vida
y cerrando a la muerte,
Cuando piso, ¿por quién piso?
¿A quién camino?

Si es por él, vivo
mas por mí, muero…
Y si muero cuando piso,
¿cómo es que estoy viviendo?

Ya no hay camino, dicen…
¿Dónde piso, entonces?, ¿hacia dónde camino?…

Cristo
(Cristo es)
Cristo, eres camino
(Cristo es camino a)
Cristo, eres camino al Padre.

El siervo no pisa, mira el camino.
Cristo, es el Siervo hecho camino,
hecho camino pisado…
A vosotros no os llamo ya siervos,
que solo miran el camino;
A vosotros os llamo amigos…
que caminan lo ya pisado.
Caminan, sí, mas a Cristo sendero
“el Cristo pisado”…

Pisa… pisa por él…
Y caminarás al Padre.
Él te abrirá la puerta
y entrarás en casa.
No caminarás entonces,
pues hallaste el camino, el hogar, la vida.
Quien vive ya no camina:
en casa está y en ella habita.

Fray Ignacio de la Palabra

Publicado en http://fraypalabra.blogspot.com