Estad en vela…

A LA HORA QUE MENOS PENSÉIS VIENE EL HIJO DEL HOMBRE…

El Espíritu Santo nos regala el tiempo y la experiencia del Adviento para que lo saboreemos despacio; él llena de esperanza todo tiempo difícil, nos invita a ser peregrinos con la señal de la esperanza en los ojos, amplía nuestra mente y nuestro corazón para percibir los deseos de los pobres, el medio de la creación. Renovemos la atención, el anhelo, la sensibilidad y delicadeza para acoger y ser acogidos en el corazón de Dios. Jesús es nuestra esperanza.

¡Marana Tha! ¡Ven, Señor, Jesús!

Libros recomendados:

Post recomendados:

Suscríbete gratis al CIPE:

Recibe nuestro e-mail semanal. Si estás leyendo este blog será de tu interés:

He leído y acepto la política de privacidad