¡Jesús vive!
¡Miradlo resucitado!
En medio de todas las pandemias 
se alza victorioso su amor entrañable.  
El encuentro con él nos hace florecer, 
nos abre los ojos para ver lo nuevo. ¡Qué alegría!
Es hora de vivir y anunciar el Evangelio con energía pascual.  
Es hora de servir con ternura a los más vulnerables. 
Con la Iglesia y la creación, engalanadas
cantamos: ¡Aleluya!
Desde el CIPE, lugar de resurrección, 

¡¡¡FELIZ PASCUA!!!.