PRIMERA SEMANA DE CUARESMA

Escucha este Evangelio con textos de los Místicos y una canción en la App Evangelio orado

Domingo, 6 de marzo

“Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo” (Lc 4, 1).

Nosotros también experimentamos la tentación. A veces, muchas veces, es tan sutil que ni nos damos cuenta de que viene del Maligno. Necesitamos la fuerza del Espíritu para descubrir la verdad y la mirada de bondad de quien está a nuestro lado. Solos somos presa fácil del mal.

Jesús, que no nos falte la fuerza de tu Espíritu para vencer tantas tentaciones como se nos presentan cada día; enséñanos el camino, danos compañeros que nos ayuden a discernir, el mal siempre se presenta con disfraz de bien.

Lunes, 7 de marzo

 “Señor, ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?” (Mt 25,38)  

El Espíritu nos regala hermanos inesperados. Es hora de abrirles la puerta. Es maravilloso que Jesús nos recuerde una y otra vez que está en el otro. Lo veamos o no, lo descubramos o no, no olvidemos que lo que hagamos al otro a él se lo hacemos. En el Sínodo descubrimos que todos navegamos en la misma barca.  

Jesús, mueve nuestro corazón a la misericordia, a la compasión, al amor. Sabemos que estás en los hermanos, nos lo has dicho tú pero a veces no te vemos y otras no queremos verte, nos resulta más cómodo. Gracias por no cansarte de empujarnos hacia los demás. ¡Gracias!

Martes, 8 de marzo

“Vosotros orad así: Padre nuestro” (Mt 6,9)  

Si el Espíritu no enciende cada madrugada el fuego del amor, la oración no quema. No basta con que sepamos las cosas de memoria; tienen que llegar a nuestro corazón. Jesús pone en nuestras manos el mejor regalo: al Padre nuestro. Dejémonos sorprender por estas palabras. No nos cansemos de repetirlas juntos.

Padre nuestro que estás en cada uno de nosotros, enséñanos a amarnos como hermanos. Sabemos que cuando lo logramos provocamos tu sonrisa…

Miércoles, 9 de marzo

“Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del Hombre para esta generación” (Lc 11,30) 

El Espíritu llena el mundo de signos para que todos conozcamos a Jesús. Jesús es la señal siempre nueva. El Sínodo es una señal de vida nueva en medio de la Iglesia. Que lo descubramos juntos, no podemos quedarnos indiferentes. Pertenecemos a una misma familia, la familia humana, la familia de Dios.

Jesús, haz que descubramos tu presencia en los otros, que nadie nos resulte indiferente, que descubramos el gozo de vivir como hermanos.

Jueves, 10 de marzo

«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre” (Mt 7, 7.8).

Sorprende esta llamada de Jesús en plural: pedid, buscad, llamad… ¿Nos querrá decir que juntos lograremos más de lo que nunca pudimos soñar? Este Sínodo nos da la oportunidad de unirnos para pedir, para buscar, para llamar…

Juntos es más fácil confiar en ti, juntos es más fácil pedirte, buscarte, llamarte… Gracias por hacernos descubrir la maravilla de VIVIR JUNTOS. Que nada ni nadie nos separe.

Viernes, 11 de marzo

“Vete primero a reconciliarte con tu hermano, y entonces vuelve a presentar tu ofrenda” (Mt 5,24).  

Aunque el mal haga más ruido, el Espíritu prepara caminos de reconciliación y de paz en medio de la gente. Hasta que nos perdonemos y descubramos que todos somos hermanos. Solo construyendo puentes, llegaremos a la orilla de Dios. Comienza hoy en tu corazón el hermoso camino de la reconciliación. Caminar juntos solo es posible sobre la base de la escucha comunitaria de la Palabra y de la celebración de la eucaristía.

Señor, nunca agradeceremos bastante tu Palabra y la vida de Jesús entregada en cada eucaristía. ¡Gracias por tanto, Señor!

Sábado, 12 de marzo

“Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen” (Mt 5,44)  

El Espíritu no hace distinciones. A todos ama, su cariño llena de bondad el corazón. Así nos sueña a nosotros: capaces de amar incluso a los enemigos. Solos no nos sentimos capaces, unidos todo es más fácil, juntos podemos hacer posible lo imposible.

Jesús, a menudo nos sentimos tan poca cosa que te necesitamos para que seas tú el que ame en nosotros a los que tanto nos cuesta amar. Sé tú en cada uno de nosotros y haremos posible lo que parece tan difícil.

Libros recomendados:

Post recomendados:

Viva el evangelio como nunca antes:

Suscríbete gratis al CIPE:

Recibe nuestro e-mail semanal. Si estás leyendo este blog será de tu interés: