ASEGURA MIS PASOS CON TU PROMESA, SEÑOR

Lunes, 25 de marzo

LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR

«Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo» (Lc 1,31)

Alégrate con María. Ella se abrió de par en par al anuncio de Dios. En ella floreció Jesús, el Salvador. María te invita a elegir la luz, a elegir la vida. María te regala al Dios con nosotros. Dios tiene proyectos de vida para ti. Pregúntale por ellos. Ábrete al Espíritu, él fortalece tu debilidad para que puedas decir sí. Ofrece tu vida a Dios, él es el alfarero que puede modelar una hermosa vasija con tu barro.

Yo soy, Señor, lo que tú dices de mí. Yo soy, Señor, lo que tú me amas.

Martes, 26 de marzo

«Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo si cada cual no perdona de corazón a su hermano» (Mt 18,35)

Abre tu vida a la misericordia entrañable de Dios. Lleva en tu interior estas tres palabras: perdonar, de corazón, al hermano. Orar es aprender a perdonar. Recuerda que el mundo actual se encuentra sacudido en las raíces por la violencia, por la intolerancia, por las migraciones y las crisis de valores, y está esperando una palabra de reconciliación.

Deseo unirme a esos hombres y mujeres que inician cada jornada la tarea ardua y apasionante de la solidaridad, de la paz y el respeto a todos.

Miércoles, 27 de marzo

«No he venido a abolir la ley o los profetas, sino a dar plenitud» (Mt 5,17)

Aprende de Jesús, él ha venido a dar plenitud a todo ser humano. Acoge al Espíritu que se manifiesta de forma multicolor a lo largo y ancho del mundo en la plenitud en Jesús. Descubre la sed de paz, de comunión y de alegría que llevan por dentro las personas. No quites lo que te molesta de los demás, no apagues la pequeña brasa de esperanza que vive en las gentes. Sé luz allí donde te encuentres.

Llena de alegría y de bondad mi corazón, hazme señal de tu amor gratuito.

Jueves, 28 de marzo

«Si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el Reino ha llegado a vosotros» (Lc 11,20)

Cristo está allí donde hay necesidad; está presente en los que sufren. El enemigo encierra a los hombres dentro de sí y los incapacita para la comunicación y el encuentro. Únete a la comunidad de Jesús; busca a Jesús en ella. No vivas la fe a solas. Necesitas el fuego y la ternura de los hermanos en la fe.

Venga tu Reino. Líbranos de las guerras entre hermanos, de las envidias y celos dentro de la comunidad cristiana. Enséñanos a correr todos a una

Viernes, 29 de marzo

«Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón» (Mc 12,30)

Si quieres saber si has recibido el Espíritu de Jesús pregúntale a tu corazón si lleva dentro las semillas del amor. El amor es la alegría del Espíritu en tu interior. Y el amor nunca está ocioso. Un poco de amor vale más que todo. Cuando alguien pregunta por lo esencial, el Espíritu recrea la respuesta de Jesús y grita: Amar, amar es lo importante; solo el amor da sentido a la vida.

Cuando te amo, mi Dios, me dices que ame a los demás. Cuando amo a los demás, me dices que te amo.

Sábado, 30 de marzo

«¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador» (Lc 18,13)

Ponte ante Dios como quien necesita ser amado. Siente la necesidad de salvación y disponte a recibirla. Mira cómo es el Dios en el que crees, porque eso reflejarás en tu vida. Para Dios ninguna vida es inútil. Deja que Dios te mire con una mirada de confianza. Tu pecado puede ir en busca de la gracia. Tu sed puede encontrarse con la fuente. Tu oración puede ser pobre, pero puede estar llena de vida.Esta oración puede hoy ser la tuya.

Quiero que ilumines mi camino para que, poco a poco, descubra tus pisadas y ponga sobre ellas mis pies.

Escucha este Evangelio acompañado de una canción y palabra de los Místicos, descargando la Aplicación: Evangelio orado