No sé tu Nombre ni veo tu figura
Y sin embargo lo contienes todo,
De Ti procede y a ti va la vida
Y en Ti se envuelve la raíz y el modo.

Quiero acercarme y de siempre estabas,
Romper el viento y abrazar el lodo
Y sólo encuentro que mi abrazo es tuyo
Porque en Ti se me revela hondo.

Origen, guía y Meta de los hombres,
Refugio, Centro, Mediador, Retorno,
Puerta, Ternura, Plenitud,  Sonrisa ,
Calor Potencia, Soledad y Gozo.

Eres el Ser, en Ti están las raíces,
El Trascendente y lo más remoto;
llenas el cosmos y entras en mi alma
Porque si Tú no estás,  se acaba todo.

No hay en Ti origen, ni principio tienes ,
Eres Amor, de Ti todo ha brotado,
Tú eres el límite y no tienes fronteras,
El Horizonte y cada recodo.

Pronuncias con Amor todas las cosas,
La nada y el principio son tu todo,
Has colocado lo grande y lo pequeño,
La brisa y el calor, el sol y el polo.

Has dejado tu sello en cada cosa,
En el azul del mar y en lo frondoso
Del bosque que hace el aire y lo regala
Y así escuchar los silbos amorosos.

Sé que has puesto cuidado en nuestras almas,
Y que nos has mirado con asombro
Un cariño especial le has dado al hombre
Y lo has dotado de lo más hermoso.

¿Qué has puesto en mí, mi Dios, que mi alma encierra
Un ansia de tu Amor y un Fuego sordo,
Que aunque parezca hallar aquí la dicha
Añora en lo más hondo tu Retorno.

Un poco de tu Ser me has concedido
Y ya, si no es en Ti, no hallo reposo
Y para rescatarme te has venido,
Para subirme a Ti en pleno gozo.

——-

Mi Dios,  oh Trinidad, nunca consientas

Que desvaríe hasta perder tu Don dichoso,
agarra Tú muy fuerte mi pobreza
Y nunca dejes que me aparte tonto.

Mira, mi Dios,  me has hecho para Vida
Y la muerte acecha en mi retorno;
sé que has venido para rescatarme,
Quiero adherirme para siempre en todo.

Hoy me has mostrado un poco tu Misterio
Y entiendo que todo es un Regalo hermoso,
Quiero llegar entera hasta la Meta
Que es fundirme en Ti, Dios amoroso.

Inés Carmen, dominica de Lerma.