octubre 23, 2009

Sin palabras

Ante palabras tan verdaderas, uno se queda sin palabras. Teresa, a pecho descubierto, comienza a narrar su vida. Decir la vida es un derecho. Decir