mayo 19, 2016

Padrenuestro

Monseñor Gonzalo López Marañón «Hijo mío que estás en la tierra, preocupado, solitario, tentado, yo conozco perfectamente tu nombre y te amo; no, no estás