septiembre 25, 2005

Hacia un amén confiado (Camino 41-42)

«Vosotras, hijas, pedid como os pareciere; yo no hallo remedio viviendo, y así pido al Señor que me libre de todo mal para siempre. ¿Qué